Habrá pasado por tu cabeza el hacer abdominales, sauna, dietas populares… pero nada de eso es suficiente para conseguir un vientre plano. Ver los resultados del esfuerzo es clave cuando queremos alcanzar el peso ideal.

El ejercicio y la alimentación pueden convertirse en tus mejores aliados para conseguir ese vientre plano. Descubre estos sencillos trucos para combinar ambas cosas y conseguir buenos resultados en poco tiempo.

1. Elimina los yogures

A pesar de que son considerados indispensables en muchas dietas para adelgazar, muchos yogures poseen altos niveles de azúcares añadidos. Además, contienen lactosa, un azúcar natural que muchas veces es difícil de digerir para el ser humano. La combinación de ambos azúcares puede causar inflamación e hinchazón.

Si aún sigues pensando en que la mejor opción es un yogur para cenar, elige uno con 8 gramos de azúcar o menos.

2. Haz 8 minutos de ejercicio

Para trabajar todo tu cuerpo sólo necesitas realizar un ejercicio durante 8 minutos. Si lo practicas cada día, podrás conseguir perder esa grasa que tanto te molesta.

Thruster con mancuernas:
 ponte de pie con los pies separados al ancho de los hombros. Baja las caderas hasta que tus muslos estén paralelos al suelo (sentadilla). Levántate y lleva las mancuernas sobre tu cabeza. Por último, baja los brazos y vuelve a la posición incial.

Repite el ejercicio tantas veces como puedas. Cuando te canses realiza una pausa de 20-30 segundos y retoma el ejercicio hasta llegar a los 8 minutos.

3. Toma una ducha fría antes de acostarte

Una ducha fría antes de acostarte es un excelente método para bajar tu temperatura corporal y estimular la grasa parda, un tejido graso que consume energía para aumentar la temperatura del cuerpo, ayudándote así a quemar más calorías.

Si no te animas con el agua bien fría, al menos procura que no esté muy caliente.

4. Empieza el día con un desayuno saludable

El ácido butírico ayuda a reducir la inflamación de nuestro cuerpo y la resistencia a la insulina. Un desayuno con avena, frutos rojos, nueces y un poco de canela estimula el intestino aumentando los niveles de este ácido. Así, despertarás menos hinchado y te sentirás más delgado.

5. Quita de tu menú la comida china

A pesar de ser deliciosa, la comida china suele contener grandes cantidades de sodio, por lo que probablemente te hincha más. Por ejemplo, una porción de sopa china contiene los miligramos de sodio que deberías consumir en una semana. La comida mexicana también se encuentra entre las comidas con mayor cantidad de sodio, así que tenlo en cuenta.

6. Disminuye el consumo de gomas de mascar sin azúcar

Estudios demuestran que el sorbitol (un alcohol de azúcar usado en las gomas de mascar sin azúcar) requiere de gran tiempo para su digestión. Esto favorece la fermentación de bacterias, causando hinchazón y flatulencias. Además, cada vez que mascas chicle, envías una señal a tu cerebro que despierta las hormonas del hambre.

7. Ten cuidado con las barritas energéticas

Causan hinchazón debido a la lactosa del suero de leche que contienen. Entre sus ingredientes se encuentran las semillas de soja, que suelen generar gases; es un alimento procesado y son energéticas, lo que significa que contienen más calorías de las que imaginas.

8. Evita las “golosinas naturales”

Las frutas deshidratadas pueden ser una importante fuente de nutrientes y fibras, pero son particularmente altas en fructuosa y, si tienes problemas para absorber estos azúcares, es muy probable que te provoquen hinchazón y gases. Las frutas frescas son la mejor opción para evitar estos problemas.

9. Haz tu propio smoothie natural

A pesar de ser muy eficaces para bajar de peso, los smoothies comerciales suelen contener químicos que contrarrestan el efecto positivo de los nutrientes naturales. Intenta realizar tus propios batidos con ingredientes naturales como espinacas, semillas, leche de almendras, aceite de coco, frutas, etc.

Puedes animarte a preparar estas 10 recetas de smoothies (batidos) para tener un día súper enérgico.

Los mejores alimentos para un vientre plano

Pepinos. Al igual que reducen la inflamación de los ojos, disminuyen la del intestino. Este vegetal contiene quercetina un flavonoide antioxidante que ayude a reducir la inflamación. Se ha demostrado en varios estudios que el pepino es capaz de inhibir la actividad de las enzimas pro inflamatorias.

Plátanos. Es un alimento rico en potasio , al igual que el aguacate, los kiwis y las naranjas. Todos ellos previenen la retención de líquido regulando los niveles de sodio. En el caso de las bananas, al ser ricas en fibra soluble con un buen remedio para el estreñimiento.

Papaya. Contiene una enzima (papain) que facilita la digestión. Además se le atribuyen propiedades anti inflamatorias, así como una gran riqueza de fibras que fortalecen el tracto digestivo.

Espárragos. Es el super alimento antiinflamatorio pues ayuda a eliminar todo el exceso de agua del organismo, aliviando toda la inflamación y la incomodidad generado por las digestiones largas.

Jengibre. Es un antiinflamatorio natural y una gran ayuda para la digestión porque relaja los músculos del tracto digestivo, lo cual alivia y reduce la inflamación. Además, contiene una enzima que absorbe las proteínas, reduciendo los gases producidos por las proteínas.


Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

FUENTES: