El Resfriado

El Resfriado es una de las infecciones respiratorias más comunes en todas las personas y se producen millones de infecciones al cabo del año sin mayores complicaciones, pues esta enfermedad por lo general no requiere tratamiento médico y desaparece espontáneamente al cabo de unos días.

Tan sólo en los casos que exista inmunodeficiencia podría prolongarse en el tiempo o presentar mayores complicaciones.

En el desarrollo del resfriado existen más de doscientos virus implicados que pueden ocasionar la enfermedad, aunque el rinovirus es la variante típica que originan un mayor número de casos en todo el mundo tanto en niños como en personas mayores.

Remedios caseros para el resfriado

Te citamos algunos de los mejores remedios caseros para tratar el resfriado común o catarro.

1. Miel y limón

Es uno de los remedios más clásicos y conocidos y no por ello menos eficaz. Tomar una infusión caliente de miel y limón ayuda a aliviar los síntomas del resfriado.

El limón nos aportará vitamina C y la miel ayudará a luchar contra las infecciones gracias a que es un antibiótico natural.

2. Jengibre

El jengibre tiene propiedades antibacteriales, analgésicas y antipiréticas. Tomar una infusión de ello nos ayudará a recuperarnos del resfriado. Mezcla una cucharadita de jengibre fresco en una taza de agua hirviendo.

3. Ajo y equinácea


El ajo aporta propiedades antibacterianas y antibióticas. La equinácea es un antiséptico natural. Tomar un jarabe de ello nos reforzará nuestro sistema inmunológico y a aliviar los síntomas que nos produce el resfriado.

Hierve una taza de agua con un diente de ajo triturado, cuélalo y añádele un cucharadita de tintura de equinácea. Tomar este jarabe te ayudará mucho para tratar tu catarro. También se le puede añadir un poco de zumo de naranja para potenciar sus efectos.

4. Vapor de Eucalipto

Si tenemos nuestras fosas nasales tapadas por culpa del resfriado, respirar el vapor de eucalipto nos ayudará. El eucalipto tiene propiedades expectorantes, ayuda a aliviar las irritaciones de garganta y a abrir las vías respiratorias.

En una olla, hierve agua con hojas de eucalipto, espera que se vayan soltando los aromas y con cuidado acércate y respira sus vapores, antes de ello apaga el fuego.

5. Sopa de Pollo

Tomar líquidos calientes nos ayudará a mejorar y sanar más rápido. Uno de los mejores que podemos tomar para ello es la sopa o caldo de pollo. Ayudará a lubricar nuestras garganta y reducir la congestión.

 

Otras recomendaciones generales para el tratamiento del resfriado

1. No compartir objetos ni elementos susceptibles de contagio como pañuelos, toallas, cubiertos etc.
2. No permanecer en la misma habitación que las personas afectadas en la medida de lo posible.
3. Situarse a una distancia prudencial de las personas enfermas para evitar contagios mediante la exposición a pequeñas partículas de saliva que se expulsan al hablar.
4. Evitar alimentos grasosos o excesivamente procesados mientras dura la infección.
5. Mantener una minuciosa higiene en las manos.
6. Beber abundantes líquidos para diluir la mucosidad y favorecer su eliminación.
7. Evitar los cambios bruscos de temperatura tanto como sea posible.
8. El agua con limón y los zumos de naranja resultan útiles por su alto contenido en vitamina C.
9. Realizar inhalaciones de vapor de agua con aceite de eucalipto o menta contribuye a limpiar las fosas nasales y las vías respiratorias.
10. Las infusiones de menta, tomillo, eucalipto y orégano incluyen principios activos que refuerzan el sistema inmunológico para luchar activamente contra la infección.