La isla donde la gente olvida morir puede parecer el título de un libro fantástico. Pero en realidad, es la forma en que los griegos llaman a Icaria, una isla que existe de verdad, y que tiene una de las esperanzas de vida más altas del planeta.

Icaria es una montaña de 255 kilómetros cuadrados que emerge como una isla entre las aguas del mar Egeo. Tiene solo 10.000 habitantes, pero lo asombroso es que ellos tienen tres veces más posibilidades de llegar a los 100 años que los habitantes de cualquier otro pueblo del mundo.

Uno de cada tres icarianos llega a los 90 años, según demostraron varios estudios científicos. También tienen 20% menos probabilidades de padecer cáncer que el resto de la población.

Sufren 50% menos de enfermedades cardiovasculares, prácticamente no presentan casos de depresión ni demencia, tienen una vida sexual más activa y permanecen física y mentalmente ágiles hasta el último día de sus vidas.

En cada familia hay al menos dos abuelos de más de 100 años, y alrededor suyo gira la atención de los más jóvenes. Es común cruzarse por la calle con pocos jovencitos, pero muchos ancianos cercanos al siglo de vida.

Icaria

¿Cuáles son los secretos de la larga vida de los habitantes de este paraíso? Una filosofía de vida tranquila sin casi usar reloj, la producción local de alimentos, y una vida social muy activa podrían ser las claves.

Viven tranquilos sin mirar el reloj

Los habitantes de Icaria dicen, en broma, que hay tres usos horarios en la isla: la hora GTM (internacional, que usan los turistas), el horario griego, y el horario de Icaria. Los habitantes de la isla no suelen usar reloj y tienen una forma muy particular de llegar a sus compromisos. Nadie se enoja si llegas a una cita a las 23 hs, aunque hubieras acordado llegar a las 19.

Comen lo que producen

Smagarda, una de las centenarias que vive en la isla, explica que los icarianos “siempre comieron lo que producían”. Para el desayuno, eligen leche de cabra, vino local, té de salvia o café griego, miel y pan casero.

Al mediodía, comen legumbres como lentejas y garbanzos; papas; hortalizas verdes (apio, diente de león y una hoja parecida a la espinaca llamada horta) y cualquier otro vegetal de estación. Todo sale de las huertas familiares y se acompaña con aceite de oliva.

Para la cena, solo toman leche de cabra y pan, acompañado con té de hierbas. “A veces comíamos carne, pero si para las pascuas o navidades sacrificábamos un cerdo, lo íbamos comiendo poco a poco durante meses”, señala una de las habitantes más viejas.

http://www.lanacion.com.ar/1747307-icaria-la-increible-isla-donde-la-gente-se-olvida-de-morir

Siempre trabajaron en el campo y por la noche tienen una gran vida social

“Nos levantábamos a la madrugada, desayunábamos frugalmente y partíamos al campo a trabajar. De regreso almorzábamos y dormíamos una siesta de media hora. Las veladas siempre estuvieron dedicadas a reunirnos en familia, visitar amigos o recibirlos en casa”, resume Smagarda, recordando la mayor parte de los años de su vida.

Existe un barrio pequeño en Icaria, llamado Christos Raches, que se conoce como el barrio vampiro: allí, la mayor parte de las personas está despierta por la noche, y duermen hasta tarde durante el día. La mayoría se dedica a atender locales que abren recién entrada la noche. En las panaderías, se acostumbró hasta hace muy poco tiempo dejar las puertas abiertas, sin nadie atendiendo tras ellas, y las hogazas de pan fresco junto a una caja, en la que cada cliente podía dejar el pago y llevarse lo que quería.

Ahora, el turismo y la globalización está cambiando algunas de las costumbres de la isla. Pero los más viejos enseñan a los jóvenes que, para disfrutar de una larga vida como la de sus abuelos, deben conservarlas sanas.

¿Qué te parece este relajado y saludable estilo de vida?

FUENTES: