¿Alguna vez has pensado qué le pasa a tu cerebro cuando sientes que encontraste al amor de tu vida? Lo cierto es que la neurología representa un papel muy importante en el desarrollo de las relaciones a largo plazo y el cerebro pasa por muchos cambios.

Si alguna vez te preguntaste cómo haces para mantenerte enamorada, la respuesta es muy sencilla: tu cerebro se pasa por alto algunas cosas. Y la clave está en eso que «olvida».

Cuando nos sentimos enamorados disminuimos nuestro juicio negativo

Nuestro cerebro emplea «ilusiones positivas» para mantener una relación de pareja saludable. Esas ilusiones positivas no son más que nuestra capacidad de pasar por alto lo que no nos gusta de alguien y centrarse en todo lo que nos gusta de esa persona.

En otras palabras, nuestro cerebro maximiza las virtudes de nuestra pareja mientras que minimiza sus defectos. La antropóloga biológica Helen Fisher y la neurocientífica Lucy Brown han estudiado los cambios que se producen en el cerebro cuando se tiene una relación a largo plazo. En sus estudios han realizado múltiples escáneres cerebrales en cientos de parejas.

Encontraron que aquellas parejas que están en una relación larga y dicen ser felices tenían en común que tres regiones particulares de sus cerebros se activaron:

  • La región del cerebro vinculada con la empatía.
  • La región del cerebro vinculada con el control de su propio estrés y emociones.
  • La región del cerebro vinculada con las ilusiones positivas.

El área asociada con las «ilusiones positivas» se llama corteza prefrontal ventromedial: la región donde procesamos el juicio. ¿Sabes lo que le sucede a esa región cuando estamos en una relación amorosa? Su actividad disminuye.

Según esta investigación cuando estamos en una relación saludable, de apoyo mutuo, nuestros cerebros optan por «suavizar» los juicios negativos hacia nuestra pareja. Mostramos más empatía y estamos más abiertos a los defectos y flaquezas del otro. ¡Somos engañados por nuestro cerebro!